03 enero 2008

Carta a Helena

Querida Helena:
Después de un año de indecisión, y aunque creo que esta carta no te llegará nunca, me atrevo a escribirte en la esperanza de que ocurra un milagro.
Tú no me conoces ni sabes quién soy, me llamo Antonio; ya sé que a quién va dirigida tu carta se llama Carlos, pero la vida tiene estos extraños designios, y hoy soy yo quien te escribe y no él.
Como te decía, hace un año aproximadamente, me encontraba paseando por una playa de Cádiz que es donde vivo, y a la que acudo a menudo para inspirarme en mi trabajo, cuando de forma inesperada vi una botella semienterrada en la arena, justo en el punto donde terminan de romper las olas de la orilla.
En un principio no le di importancia al hecho, era habitual que durante esos paseos tropezara con cientos de objetos que el mar devuelve amablemente a la tierra firme. Sin embargo hubo algo que llamó mi atención, la botella estaba perfectamente cerrada, y solo al acercarme a ella pude comprobar que estaba recubierta la boca con un sello de lacre rojo, en el que figuraba la impresión de una moneda, o quizás de una medalla votiva de alguna virgen.
Pero lo que acabó de sorprenderme, es que a través del vidrio se apreciaba una especie de manuscrito enrrollado y sujeto con una fina cinta de raso azul en forma de lazo.
Esto me produjo una creciente zozobra, al principio dudé en abrirla, me parecía que podía contener algún documento importante que incluso pudiera ser secreto. En ese punto llegué a pensar, que era mejor llevarlo a los alguaciles, pero después de una minuciosa inspección y de limpiar el cristal de la arena que lo cubría, pude entrever algunas frases escritas en una letra muy fina y de trazo uniforme, de forma que el rollo, parecía más una carta, que un documento confidencial.
Guardé con sumo cuidado la botella bajo mi grueso chaquetón, y me encaminé rápidamente hacia mi casa. La carta no había forma de sacarla, se había expandido en su interior pese al lazo que la sujetaba. Procedí pues a romperla, con la sensación de quien estaba cometiendo un delito.
Todavía me acuerdo, que me temblaban las manos cuando solté aquel lazo, que dejé cuidadosamente extendido sobre la mesa y que aún conservo. Sentí una vez más la duda de leerla, además era seguro que estaba escrita en nuestro idioma.
Te cuento todo esto Helena, porque no quiero que puedas pensar en ningún momento, que he entrado en tu intimidad sin acudir a mi conciencia, que Dios sabe que todavía se rebela y me acusa de haber procedido con cierto atrevimiento.
Quiero reproducirla aquí, por si después del tiempo que ha pasado no recuerdas ciertos pasajes de la misma y reconozcas en ella tu autoría. Es por este motivo y no otro, por el que me ha animado a escribirte.
Paso a transcribir tu escrito, cuyo original guardo amorosamente entre mis libros.
Cádiz 17 de Octubre de 1939

Queridísimo y amado Carlos:
Estoy desesperada, ya no resisto más, hoy hace dos años que saliste en aquel barco para las Américas, y nunca más he tenido noticias tuyas. Dónde estás, que ha sido de ti, tu silencio está acabando con mi vida, ya no puedo, no puedo seguir en esta angustia que me atormenta y que conmueve todos mis cimientos.
No sé si estás vivo o estás muerto, o te encuentras impedido o preso en alguna cárcel de allá. Después de tu partida, al poco tiempo, sentí en mi vientre la alegría de que algo nuestro empezaba a crecer. Era tal el gozo que me inundaba, que contaba las horas que faltaban para podértelo decir.
Madrugaba, y muy temprano, me acercaba todos los día a la Estafeta de Correos, y no acababa de poner los pies en la calle Emilio el cartero, cuando yo lo asaltaba requiriéndole la tan deseada carta, pero la carta nunca llegó antes, ni tampoco ahora.
Ese hijo tan deseado por mí, era de los dos, nuestro tesoro, nuestro secreto, era el pedacito de carne de nuestro amor, la alegría de tenerte en él. Nació precioso, no sabes lo que costó que saliera, era varón, era grande como tú. Todavía tuve la esperanza que lo sostuvieras en tus brazos.
Pero se murió al mes y medio de nacer, tuvo una fiebre muy alta, y nadie supo curarlo, ya no tengo lágrimas de todo lo que lloré por el y por ti. Creo que fue por mi culpa, esto no se lo he dicho a nadie, pero ya no importa nada, estaba desesperada, loca, no sé como empecé a odiar a nuestro hijo, yo quería olvidarte, sacarte de mi cabeza, no podía comprender nada, pero el pequeño no me dejaba, ni siquiera llegué a ponerle nombre.
Parecía saber tan pequeño, que cuando lloraba y gritaba desconsolado, que me hacía daño, que me estaba obligando a recordarte en cada momento, que yo no tenía derecho a eliminarte de mi vida, que él estaba allí para impedírmelo.
Hoy he perdido todo, ilusión, esperanza de volverte a ver, los sueños que construimos, hoy son pesadillas que apenas me dejan vivir, además ya no tendría nada que ofrecerte.
Trabajo en una casa a cambio de comida y cama, y unas miserables pesetas que me dan para mis gastos. Mis padres no quieren saber nada de mí, mis hermanos no me hablan, como si no existiera. Mi padre dice que soy la deshonra de la familia.
Para colmo de mi desgracia, anoche el señorito de la casa, el hijo mayor de esta familia, se metió en mi cama aprovechando que sus padres se habían marchado de viaje a no sé dónde. Abusó de mí, y me dijo que si chillaba nadie me creería y que acabarían echándome a la calle, ya que todo el mundo sabía que yo era un puta.
Hoy que tengo libre la tarde y los señores están fuera, aprovecho para escribirte por primera y última vez. Voy a meter la carta en una botella vacía, que me han dicho que las corrientes del mar seguro que la llevará a esas tierras, y aprovechando, me tiraré con ella al mar.
He mirado por la ventana y el mar está tranquilo, así no me dará tanto miedo, sabes que cuando paseábamos por el acantilado los día de tormenta, el mar me producía una horrible angustia.
Cuando vuelvas a España, si es que algún día vuelves, no intentes buscarme, ya no estaré. Siempre he tenido la duda de si has obrado mal, o ha sido el destino y la vida que te ha llevado de este mundo antes que a mí, en todo caso siempre te he querido Carlos, siempre te llevaré en mi corazón.
Que dios te Guarde
tuya para siempre
Helena
Ya ves Helena, que para mi desgracia y la tuya, no has puesto remite en la carta, así que no puedo dar contigo y entregártela personalmente. Nada desearía más en este mundo, que poder ayudarte, porque pienso que no habrás cometido la locura que decías en ella.
Helena, la vida es muy injusta, es una estúpida y maldita lotería, que nos obliga a jugar muchas veces con las naipes que nos tocan, y la justicia y la sociedad de los hombres no nos dejan hacer trampas.
Voy a meter esta misiva en otra botella, la tiraré al mar esta tarde al anochecer, porque me cabe la esperanza de que te llegue como a mí en una playa distante, o la recojas del mar, en el que ahora vives para siempre.
Verás que le he puesto remite, así que te espero...aunque parezca imposible tu respuesta.
tu amigo siempre
Antonio
azpeitia 3 de Enero de 2008

42 comentarios:

Alejandro M. Quereda dijo...

Simplemente precioso, encantador, mágico... no sé cómo decírtelo de alguna otra manera, ha sido precioso :)

Courbet dijo...

Azpeitia, es el nombre de un pueblo,¿verdad?. He descubierto las Américas. Soy así de torpe y estoy todo el día diciendo perogrulladas. Cómo tienes tantas ubicaciones, estras viajando siempre, supongo.
Cuando no se sabe qué decir, porque no he tenido tiempo de leer tu escrito, podría escuchar uno del destinatario(tu en este caso)¿Por qué has entrado aquí idiota?. Prometo leerte y volver. Si quieres dar un poco de consuelo a mi solitaria alma dime algo sobre la encuesta que propongo en mi blog. Hasta luego vasquito-a. No he mirado tu sexo.( me daría verguenza)

Prudence Cohel Smith dijo...

La espera es algo que nos carcome, el esperar el mañana, el siguiente momento, el siguiente segundo, la siguiente mirada...
Imagino la vida, imagino la pena y la injusticia y también creo que las historias son para despertar sentimientos, hay que dejar ir lo que no tenemos y seguir viviendo con lo que tenemos...
Gracias por pasar a mi blog, yo también te leeré, me gustó mucho,
Saludos!!

isol dijo...

Como hay historias tristes,como hay amores tan nobles,leo y pienso en esa pobre alma tan acongojada,espero que no se haya tirado al mar,y espero que se entere de que la carta llegó a ti,bello relato.

CARTAS DE AMOR... dijo...

ojalá le llegue

besosos! (besos de oso, bien grandes)

claudia dijo...

es eso amor?

gracias por tus palabras, sinceramente, esas dos cartas me produjeron angustia, yo siento que me he hundido en un mar imaginario, junto a alguna carta que he enviado, y si, ha llegado a su destinatario
sabes que la tristeza inspira, verdad?

te mando un abrazo, sigo leyéndote, te veo luego :)

claudia

carla'sdreams dijo...

no encuentro palabras para describir lo ke as escrito , solo te puedo asegurar ke lagrimas caen por mis mejillas, el amor duele y duele mucho, mas aun el darse cuenta ke se ama sin esperanzas, la vida juega con nuestros sentimientos y somos titeres del destino.....pero el reto esta en seguir amando no importa las razones solo amar....un besito

Ernesto dijo...

Hay veces que las lágrimas no nos dejan ver las cosas buenas que tenemos y en lugar de disfrutarlas las tiramos .

HOMERO dijo...

Intrigante y a la vez emocionante encontrarse un "tesoro" como este; hay muchas "Helenas" que tiran sus sentimientos al mar en una botella. Quizás por considerarlo su confidente amigo. La mar. Hay otras que lo visitan diariamente para que les regrese sus queridos ausentes. Saludos. H.

Sakkarah dijo...

Me ha encantado...Parece mentira que la tristeza pueda resultar tan bella hecha palabras.

Un beso.

Jocelyn dijo...

Hola


simplente algunas geografía separan pero es la misma que nos acerca...
Dulce espera


Saludoss

Joisy

A do outro lado da xanela dijo...

Sobrecogedor.
Hermoso.
No puedo decir otra cosa. Me has llegado hasta dónde me llegan muy pocos...

Realmente sublime.

Tiempo atrás, yo también quise tirar una botella al mar... pero nunca me atreví.

Gracias por tu comentario en mi blog. Hace unos días, me dijiste que habías pasado alguna que otra peripecia para llegar a mi blog (creo recodar). Sigo intrigada...

Un saludo!

Anónimo dijo...

Hermosísima entrada. Son dos cartas maravillosas que llegan al corazón... Perdona, debí presentarme: soy Juana, del Taller Literario "Pluma y Tintero". Vine a darta las gracias por tu comentario, para decirte cómo puedes publicar con nosotros y de paso, a encontrarme con este blog tan maravilloso.
Si deseas participar en mi blog enviando poemas y/o relatos lo único que tienes que hacer en mandármelos a: lafaja7@yahoo.es
Lo único que pido: que esté bien escrito y sin faltas de ortografía, para no tener que andar revisando demasiado los textos.
Pondré un enlace de tu blog en mi blog. Espero que no te parezca mal.
Un abrazo desde Madrid, Juana.

claudia dijo...

hola!
acabo de leer en el sidebar "recapitulaciono de principios..." y me llamó la atención porque yo hago lo mismo, muchas veces
escucho una música, o veo una imagine, y escribo palabras sueltas, las que surjan...luego las miro, las leo, las hago que se conozcan, y las voy hilando...asi nacen algunos poemas
el último que hice asi, acompañado por un tango, pronto lo publicaré, si deseas, yo te aviso :) quien sea el autor de ese engendro, es un gran poeta...

un abrazo
claudia

MORGANA dijo...

Bueno, no sé muy bien que decirte,
me produce tanta tristeza, tal vez porque en el fondo sea una romántica y quiero que todas las historias tengan finales felices, ya que en la vida no es asi, pero aún así, has conseguido que me emocione y vaya, encima hoy estoy un tanto....cómo decirlo? melancolica.
Besitos.

Prado dijo...

las letras como una especie de puerta, una intromisión abusiva en la dimensión tiempo. sin que de ellas se saque más que la estética. del dolor en este caso. me gustó.

e dijo...

gracias por lo coments!

me gustó el esquema en que se pierde todo al final, de ida o de vuelta, la carta, la historia y los personajes.

justicia:prejuicio

saluditos

Antonio Aguilera dijo...

!Hola Azpeitia!, te vi por el blog de Morgana y vine a comprobar quien eras, perdona mi curiosidad indiscreta. Ahora no puedo hablar de tu texto, pero voy a imprimirlo si me lo permites y luego lo leeré tranquilamente. En Azpeitia hay una empresa que se dedica a elaborar alimentos para perros, de la cual yo soy concesionario, se llama ELMUBAS. Sólo lo decía por si acaso la conoces o sabes de gente que tenga relación. Por lo visto es la más grande de Europa en esta actividad. A lo dicho, te visitaré luego. Tu puedes venir a mi revulsivo blog si quieres. He visto que comentabas en el blog de Morgana, que Corbet no te ha respondido, yo le mandé un e-mail hace una semana y todavía nada. Pero aunque tarda, responde, es que el pobre tiene grandes proplemas existenciales, y practica el método del aguilucho( que como poco y fornicia mucho), no te molestes, leí en su blog cómo le decías que el humor te encanta.
Un abrazo revulsivo(que debe ser como de oso segun mi amigo Rino) desde Priego de Cordoba.

Courbet dijo...

Amigo Azpeitia, !He vuelto!. Ya me he enterado de que dudabas de mí, has sido un chico impaciente. Y es que compadre debes de comprender que tuve que sacar a los chiquillos y a la madre a ver los reyes magaos(está bien puesto). Te escuché por esos lares de dios, que no acudía a tu reclamo. Mercí por lo del humor Daliniano( te has pasado), pero en fin se hace lo que se puede. Si me vieras en persona, sí es verdad que te reirías a mandíbula batiente: "Este bulto con patas no puede ser Courbet" pensarías. Cachondo a la enésima potencia, tendré que mirar en el blog tuyo que me indicas y ver tus cosas cachondas. Creo que eres pequeño comparado conmigo, pues yo no estudié Educación para la ciudadanía. No miré tu edad en tu perfil. Tienes razón en cuanto a la banalida de los blogs, son muy desencantados , para encontrar un tío enrollao como tu hay que andar cientos de blogues. Me dices que te llegué tambien via e-mail, pues yo no te puse ningún correo. Aunque he de reconocer que en ocsiones me pasan cosas que no distingo si son soñadas o vvidas realmente.
publico y sigo

Courbet dijo...

Antes de que se me olvide quiero decirte que ers un muy buen escritor. Solemne el relato de la botella de ida y vuelta, un poco cruel e inquietante verdad?. No entiendo como te has autoexiliado al reino de Murcia. La diferencias climáticas y ambientales entre Bilbao y Murcia son abismales. Ya te has aclimatado? o sudas con la canícula. "Con la canícula ardiente está la cólera a punto" dijo una divinidad:D. Quijote. Tengo entendido que Murcia está muy desertificado. No será muy cómodo para un ermitaño como tu. La gente para dedicarse a la vida contemplativo-mística rulan hacia las Alpujarras granadinas, lugar de apalanque de bohemios extranjeros, una peña budista, y algun jipi extraviado. Te advierto que mi cerebro no está para prisas, no se cuando podré parir mi siguiente chaladura. Me resulta un parto muy laborioso, aunque una vez que segrego algo de oxitocina, me lanzo y en 15 minutos lo hago. La oxitocina es la hormona del parto, que facilita a las hembras el poder expulsar a la criatura, limpiar el útero de impurezas(cuándo pasará en mi cerebro)y regula la bajada de la leche. Venga vamos a sguir.............. abajo, no vaya que se borre. Te aconsejo que lo practiques

Courbet dijo...

Para finalizar, recojo la idea que me lanzas de postear el comentario. Pienso que no es mala idea, ´máxime cuando no me gusta superar los treinta comentarios; alguna gente le repele un poco. Mismamente yo, es difícil que entre cuando hay mogollón de entradas, piensas que no te van a ver. Entonces pues te digo que habría que postear todas las entradas para que otros amigos no se sientan discriminados. Como gusta al gobierno decir: no causar agravio comparativo.
Pero por qué no pones tus libros favoritos. No te parece demasiado pretencioso, o una vacilada decir: mi biblioteca; pero menciona 15 ó 20, ya sé que como yo tendrás más de 1000( huy, yo no quería decir los que tengo). Aunque entre tener y leer hay un abismo. En cuanto al latín, confieso que me has pillado, no sé un pimiento. No te voy a decir ahora los estudios que tengo(menos de los que te piensas), como los chiquillos:si tu me la ensañas yo te la enseño(la picha). Dime tu primero tus "títulos" y posteriormente yo te enseñaré los que no tengo, jejeje me quedé en la E G B. ¿Cómo puñetas voy a saber latín? si no sé cuasi andalú. Amigo Azpeitia me parece que llevo casi una hora dedicado a tí, y eso no ,lo hago ni con las mozas de polvo garantizado.
Cuéntame porqué te has apalancado en esa sierra de Murcia, y to lo que tu veas que pueda ser interesante. ¿qué libros te gustan, qué periodico lees, qué tías te gustan más morenas rubias curentonas jovencitas o todas como a mí? Dime muchas cosas tuyas.
Adiooooossss, no tardes tanto como yo. Cuéntame cosas graciosas que me quiero reir muuuuuchoooooo.

l i l i t h dijo...

pues como a la botella, me trajo la marea de regreso....

agradezco tu visita!

nos estaremos leyendo, espero.

Star dijo...

Lo más bello que he leido en mucho tiempo. Te felicito, desde hoy me tienes enganchada.

Besos de Star.

MaraiaBlacke dijo...

Me has dejado sin una palabra y sumida en profundas cavilaciones...
Enhorabuena a tí, por llegar
Saludos!

More Baker dijo...

Az: de estas tristezas e stá llena la vida... de estos desencuentros, desatinos del detino, del tiempo.
Como dice Vero; ojalá llegue. Ojalá, cual Alfonsina, no se la haya tragado un mar furioso en versos.
Abrazos y Feliz Año!!

Sakkarah dijo...

Gracias...Me hace mucha ilusión tener un lugar aquí.

Mil besos.

Sakkarah dijo...

Ya te tengo yo en mi pirámide...

Un beso.

More Baker dijo...

Oye, siempre digo estas cosas: si mi piel fuera blanca, te dijera abierta y francamente que tus palabras me sonrojaron. Gracias y un besote para tí!!

HOMERO dijo...

Te he enlazado como amigo en mi blog master "Ventana de Homero".Un abrazo. H.

Nervinson Machado dijo...

Este diálogo epistolar con el tiempo es una excelente extensión de la pasión a través de la memoria, más allá de su voz hablante. El tiempo aquí toma sentido por momentos cortos, sumergiéndonos en un presente de desesperación continúa junto a su avance. También pensaba en la raíz del nombre de la protagonista: Helena, que significa luz... y poco a poco veía como se iba desvaneciendo esa claridad conque había comenzado para terminar en una oscuridad muy cerca de nuestro interior; o tal vez siempre fue oscuro y no nos dimos cuenta.

Un fuerte abrazo, y espero que te haya llegado mi correo. Y repito mi ofrecimiento de colaborar contigo en lo que esté a mi alcance.

Prudence Cohel Smith dijo...

Gracias por agregarme como poeta, ME HIZO MUY FELIZ.
Muchas, muchas gracias me siento alagada... y todo sea por la poesía.
Saludos

Antonio Aguilera dijo...

Amigo Azpeitia, andamos muy perdidos, lo mismo tu como yo. Esto de dedicarse a los neggocios?, le pon go interrogación porque a veces no sé hasta que punto es negocio. Te cuento que sustraje texto ajeno con autorización fuera de tiempo pedida por mi parte, y me han vapuleado. Eché de menos la ayuda inteligente de un tío como tu, que sabe objetivizar las circunstancias(como tu mismo dices) y sabe hasta latín. En cuanto tenga más tiempo te contaré más cosas. Ven y me cuentas algo, tu que tienes el fin de semana para dedicarte a la vida contemplativa en tu santuario de las montañas murcianas. En un primer momento entendí que lo de los cinco pastores alemanes te referías pastores protestantes(de religión) alemanes, jejeje. Si leyeran a nietzsche lo que sobre ellos dijo en el "Anticristo"....., pensé haberte contado en aquel primer momento.
Debes publicar algo nuevo que ya nos perdemos entre tanto comentario. Aunque sea pones: Hola buenos días, cómo están ustedes, vayan diciendome algo mientras posteo algo de más sustancia,jejeje. Algo parecido pongo yo en mi blog mientras supero los lapsus y saco tiempo.
Abrazos amigo

Narci dijo...

Preciosas y emotivas cartas para una historia triste y hechizadora al tiempo.

Felicidades.

Narci

NiKo dijo...

Me encantó el estilo de tu blog. emblam. Voy a visitarlo bastante. Directo pero a la vez bellamente poético y melancólico. Incluso romantico, no ese romanticismo absurdo tan típico en algunas novelas o algunas películas. Sino un tipo de romanticismo creativo y embriagador, como la sal en el atardecer. sige así...
PD...Por supuesto que te agregué a mi blogrol.

Helena dijo...

Hola, gracias por invitarme a leer estas cartas, Lei el comentario que te dejo el amigo homero, y tiene mucha razon, Como sabes yo formo parte de esas "Helenas" que el menciona, y parecera no se raro, pero este ultimo año he pensado en hacer eso escribir una carta y lanzarla al mar, y como simpre que la empiezo no la termino, tome la segunda opcion q dice homero, visitar el mar, lo hago con la frecuencia que el tiempo me permite, tal vez decida no escribir y decirlo de frente, siempre y cuando las palabars no se vayan y las lagrimas no me traicionen, despues de todo ya estoy cerca de cumplir un año viviendo asi: en la indecision.
Gracias excelente post.
un beso y un abrazo

KATHO dijo...

La realidad super a la ficción casi siempre. o más bien creo que la ficción predice lo que puede ser real. me encantó.
hasta pronto.

Anabel dijo...

Magnífica la combinación música y relato, incluso sigue el ritmo, no sé si lo has hecho a posta pero lo has logrado.

Cartas en botellas lanzadas al mar, esperanzas enlatadas que casi nadie nunca lee, casi nadie...

Encantador.

Gracias por tus paseos por mi blog, es todo un honor.

Besos,

Anabel, la Cuentista

sasian dijo...

¿Qué fue de Carlos?. ¿También lanzaría él una botella al mar con una carta para Helena?. ¿Encontraría alguien su botella y le escribiría a él una carta?.
Espero, fantaseo, que así fuera...
pero esa, sin duda, es otra historia.

Conmovedor relato.

Gracias por obsequiarme con tus comentarios. me siento realmente halagada.

Un beso.


En mi fantasía ocurre así.

CaroliNa dijo...

Realmente conmovedor Azpeitia, confieso que se me han llenado los ojos de agua,durante la carta y mi lectura de ella, he sentido muchas cosas, no sabrías cuantas, un nudo en la garganta me ha quedado, que aún lo tengo, es un escrito precioso, espero que Helena no llegara a unirse con el mar en sus desespero, y espero como una romántica nata, que carlos y ella hayan tenido un buen final, que sería precioso que pudieras saberlo t añadirlo a este escrito en tu lionda y emotiva página.
Eres un sol.
Un abrazo.

Agane dijo...

Bella historia y no menos bella la forma de contarla, se me han saltado las lágrimas, hermoso tu blog.
Un abrazo.

Patricia dijo...

Fue una carta que me llego al corazon...pense que se la habia llevado el mar...y tu la encontraste...gracias Az, me encanto...la guarde y la imprimi.

Belkis dijo...

Hermosísimos sentimientos que reflejan el dolor tan profundo que nos causa el desamor, el olvido, la incertidumbre de no saber el cómo y el porqué. Efectivamente la vida, a veces, es injusta, o justa, según la creencia de cada cual. Somos muchas las Helenas en el mundo. A quienes la vida niega lo que a otras da de más; importante es no cejar en el intento y no dejar que las lágrimas nos impidan ver el resplandor de las estrellas que nos orientan. Espero que Helena no sucumbiera cual Alfonsina y dejara que el mar se la llevara junto a su pena. Nunca es tarde para recomenzar.
Abrazos