07 marzo 2017

LA PLAYA LLORA...




LA PLAYA LLORA

La playa llora su humedad de blanca espuma. 
Amable, pellizco feliz a la lánguida tarde
que pudorosa, se sonroja.
Este atardecer, no tiene miedo al azul ni al ocre,
es su último suspiro que anhelante
desviste a la luz de su ropaje.
Sobre la arena, se hace silueta y sombra
la escultura de tu cuerpo.
Perdido en la penumbra del deseo,
se funde con el mío sin ambages,
en ese viaje brutal que no entendemos.
El aire envuelto por la bruma, viene de lejos,
es un torbellino de sueños que no esperan.
Atrás quedan recuerdos, historias del pasado
cubiertas por las hojas del otoño intransigente,
mientras siembro tu tierra con mi torpe arado.

Escrito por Azpeitia José Antonio

15 febrero 2017

APAGO LA CIEGA LUZ...













APAGO LA CIEGA LUZ


Apago la ciega luz de la incertidumbre
que se estremece y parpadea temerosa
ante la ignominiosa ignorancia
de lo evidente.
Abrazo el frío que se cuela voraz
por las olvidadas ventanas
abiertas sin piedad al norte de la calle.
A fuera, la canción del aire no se cansa.
Es un desmayado acordeón,
mendigo de tristes esquinas,
que sigue el monótono ritmo
de las gotas de lluvia.
El miedo una vez más, se ha quedado fuera,
no se ha atrevido a entrar.
Hoy sin más preámbulos,
voy a cortarle el teléfono a la muerte.

escrito por Azpeitia José Antonio

22 noviembre 2016

LA ENTRAÑA DE MI ALMA...







LA ENTRAÑA DE MI ALMA
(endecasílabos blancos con acento
en 6 y 10)


Me beberé las entrañas de mi alma,
hasta dejarlas huecas de lo inútil,
de un corazón que llora en la trastienda
fracasos que van siempre acomplejados,
por razones que imponen lo aprendido.
Turbamulta es feroz de las culturas,
que aprietan los ijares de esta marcha,
con juicios y prejuicios que someten,
y dejan sin aliento libertades.
Intento las salidas sin descanso,
de este cuerpo mortal que no respira
el aire puro y limpio de mis noches.
Hoy apago la luz que no pregunta,
que deja en la penumbra tantos sueños
que nunca llegarán a realizarse.


Escrito por Azpeitia José Antonio


13 noviembre 2016

ES HIELO DE LA MUERTE







ES HIELO DE LA MUERTE

(Soneto a los últimos instantes
 del asesinato de García Lorca 
es una intuición del poeta pensar 
lo que debió sentir el poeta en 
esos momentos tan trágicos)


Es hielo de la muerte el que respiro,

que cruza mis entrañas cual saeta

y se clava en la luna fría y quieta

de esta noche de rojos y un suspiro.



No sé si esto es verdad o que deliro,

pero a mi espalda suena la carreta

que llevará mi cuerpo a otro planeta,

cuando suene fatal ese cruel tiro.



Qué triste confesar que tengo miedo,  

que todo ha sido un sueño en lo profundo,

un tránsito fugaz de verdes trigos.



Ese negro caballo ante el que accedo,

me llevará muy lejos, a mi Mundo;

a recitar mil versos entre amigos.




Escrito por Azpeitia José Antonio