13 febrero 2009

Historia de un Viernes...víspera de San Valentín


Hace mucho tiempo que no escribía un relato corto
y pensando en mañana San Valentín, he querido
dejaros esta pequeña historia de la vida vulgar
de cualquiera de nosotros...
Después de leer este relato...seguir al siguiente post
el de Viaje al Nilo 5000 años después,
merece la pena...un abrazo y felicidades
para mañana....-azpeitia-




HISTORIA DE UN VIERNES VISPERA DE…SAN VALENTÍN


Mientras bajaba las escaleras de la oficina, Luis encendió un cigarrillo. La luz pálida de la cerilla, iluminó unos instantes sus facciones, que a intervalos se movieron en una danza rítmica y grotesca.

Si por algo temía siempre la hora de salir de aquella maldita casa, era por el frío que se colaba por aquella endiablada escalera, parecía como si todos los ángeles del averno se hubieran dado cita allí, para mover sus alas frenéticamente.

Una vez hubo llegado al portal, sonrió con tristeza, mañana es San Valentín pensó para sus adentros,… pero eso ya no tenía nada que ver con él; afuera la lluvia desmenuzada por el viento, caía vertiginosamente…aún recordaba unos versos leídos en el ordenador de su mesa, en un Blog de un tal –azpeitia- que hace mucho tiempo, escribió a Rosa su último amor, sobre la servilleta de un bar…

Ayer amanecí en tus ojos...
la luz no me dejaba ver las estrellas.

Hoy el crepúsculo los envuelve...
sus sombras no me dejan ver el sol.

Será que tu amor me ha dejado ciego...



Aún aspiró un par de veces en su cigarrillo, mirando con los ojos apretados como se dibujaban las gotas de agua con las primeras luces del anochecer.
Levantándose el cuello de la gabardina, se encaminó lentamente por entre la gente que sin temor a mojarse, corría abigarrada de un lado para otro.

Si no hubiera hecho tan mal tiempo, habría dirigido sus pasos al centro de la ciudad. Le gustaba el palpitar de sus grandes avenidas, a esas horas llenas de luz y de bullicio. No era preciso recorrerlas todas, se detenía muchas veces en la mesa de una terraza con una cerveza, e iba viendo pasar a todo el mundo: Mujeres hermosas de desafiantes curvas, corrillos que se adivinaba eran de estudiantes, hombres con enormes carteras, algún emigrante de nacionalidad indefinida que balbuceaba con la mano abierta.

Después se preguntaba por la vida de cada uno de aquellos seres dispares que discurrían por su lado. Le hubiera gustado sentarlos a todos en su mesa para que le contaran sus cuitas, sus penas, sus sueños más recónditos.
Todo eso habría ocurrido en un día normal; pero hoy después de cruzar varias calles, paulatinamente se fue acercando hacia la parte baja de la ciudad, deseoso de variar.
Todavía allí tropezaron sus ojos, con las tensas luces de los coches que caían atravesadas por la lluvia sobre el empedrado y algún que otro transeúnte que pasaba sin mirarle.

Un poco más allá, sobre el río, bajaban presurosas las últimas gabarras, empujadas por los invisibles remos de la corriente.
Se hubiera detenido a mirarlas y ver como sus proas rompían el tímido reverberar del agua; sin embargo, algo impaciente en su alma se removía febrilmente.

Hacía tiempo, que él había adivinado en cada uno de aquellos seres, que tan atentamente observaba en sus paseos, algo desconocido que llegaba a superar su imaginación, algo por lo que era preciso vivir deprisa y no dejar escapar un minuto de su existencia.

No sabía ciertamente cual era la razón de aquel cambio repentino dentro de su ser, pero la realidad estaba allí apremiándole en cada silueta de mujer, en cada coche, en cada bar, desdibujándose y fundiéndose por último, en algo intangible, lábil, más denso que su propio entendimiento.

Un fuerte aguacero, vino a sacarle de sus meditaciones, estremeciéndole el súbito contacto de sus gotas heladas sobre las sienes. Rápidamente salió corriendo a refugiarse en cualquier sitio y fue a parar al ventanal de un pequeño bar de aspecto viejo, de cuyo interior salía un fuerte olor a aceite requemado.

En él se detuvo, pegando la nariz al cristal empañado por el vaho. Quería ver como era por dentro, y todo resultaba inútil. Solamente al cobijo del toldo lleno de parches, una idea ridícula le asaltó. ¿Era posible que desde un principio no se le hubiera ocurrido entrar sin más preámbulos?
Al abrir la puerta del establecimiento, un tufillo denso a sopa de pescado, le acarició la cara. Todo estaba repleto y apenas unos cuantos clientes volvieron la cabeza al verle aparecer por la puerta.

Con paso decidido, se fue derecho a una mesa de madera sobada, en la parte más acogedora, y se sentó. Una mujer robusta, de ademanes hombrunos y delantal blanco, se fue hasta él.
- ¿Qué cenará el señor? – dijo, mientras limpiaba con un trapo sucio, algunos restos de comida diseminados por la mesa.

Por un momento, Luis tuvo la intención de rectificarla diciéndole que no deseaba hacerlo; pero el olorcillo a fritanga de una presentida cocina en la parte baja del bar, y el recuerdo del consabido menú que le esperaba en la pensión, estimularon visiblemente más de lo normal su apetito.
Así que se detuvo a leer minuciosamente la carta, pellizcando un pan blanquecino que acababan de traerle encima de dos platos.

Aquello no formaba parte de un programa oficialmente estudiado, sino del alegre curso de los acontecimientos naturales, que aún siendo aleatoriamente propios, parecía que fueran a tocarle a todo el mundo contagiándole su alegría. Para él un hombre metódico, aquello era una gran aventura, como decían en su oficina, -¡La noche era joven!-.

-¿Me hace el favor? – le preguntó de repente, un hombre de aspecto humilde que estaba sentado enfrente.
Luis se había dado cuenta hacía rato, de su mirada insistente y de su pálida sonrisa y le ofrecía ahora, con el brazo extendido, una gran bota de vino.
-No, gracias- contestó Luis, agradablemente turbado. Pero algo le pareció, que su actitud no había sido muy cortés, y en el acto, llamó a la camarera y le pidió medio litro del mejor vino, que en parte vació en un vaso, y diciéndole al hombrecillo: -A su salud, a su salud.-

Enseguida empezaron a charlar. Luis fuese el vino que había bebido o la lenta digestión de que a veces era víctima, empezó a contarle su vida. Dijo que era de Valencia, de la que hacía ya casi veinte años que faltaba.

-¿No conoce Valencia?-preguntó.
-No- contestó el hombrecillo –Hace años tuve intención de hacerlo con mi mujer, pero ya sabe, los hijos y el sueldo que a uno le viene escaso, no dejan mucho donde elegir-.

-Claro, pero usted no estará todo el día encerrado entre cuatro paredes como yo en la oficina- exclamó, mientras se pasaba el pañuelo, para secarse el sudor que le bajaba por la frente.

-Comprendo, pero a veces la intemperie en esta época del año, no tiene nada de aprovechable- y dicho esto, le enseñó muy abiertas, unas manos áridas y corpulentas, curtidas dios sabe en que andamios.

-Tiene razón, tampoco lo suyo puede remediarse mucho- se le había caído un poco de vino en el pantalón y lo secaba distraídamente con la servilleta.
-¿Ve?- exclamó repentinamente Luis. –Mañana es sábado, y hoy todo el mundo es feliz pensando en ello. Solo que cuando llegue realmente, sonará a reposo forzado y a fatigosa diversión, a una fiesta obligatoria.
-Dígamelo a mí- contestó. –Cada sábado y cada domingo que llega, me aburro como una ostra, se lo digo muchas veces a mi mujer y ella lo único que hace es encogerse de hombros-.

En el momento en que había mencionado a su mujer, al hombrecillo le entró una súbita prisa, y levantándose y estrechando dolorosamente la mano de Luis, se marchó precipitadamente.
-Me esperan, usted no está casado y no puede comprender…algún día, quién sabe. ¡Adiós!... ¡Adiós!

Una vez solo, Luis abrió desmesuradamente la boca, no sabía si era sueño o ganas de estirar las piernas. Así que pagó y aprovechando que no llovía, se fue hacia el centro de la ciudad.

Realmente, no sentía ningún deseo de volver a casa. Y para confirmarse en su intención, fue paseando, como llegó a parar a la barra de una cafetería. Su estómago repleto, le daba la sensación de que sería capaz de resistir los embates de la bebida más furibunda: Razón por la que no tardó en hacerlo con auténtico deleite.

Todo aquello era una vida misteriosa para él, para todos los que como él, se pasaban su monótona existencia encerrados de la mañana a la noche en una oficina, sentados delante de una mesa llena de papeles polvorientos. ¡Y el jefe, que de vez en cuando pasaba con las manos en la espalda, lanzando furtivamente una ojeada insidiosa por encima de su hombro a los registros y a las columnas de cifras de su ordenador, tratando de sorprenderlo, en algún Chat, en el MSN o leyendo la prensa on line.

Sin embargo, era un día como todos los demás, un día cualquiera. Pero, ¡Cuánta satisfacción en aquel aire, que daba un aspecto nuevo a las casas, a los escaparates, a los coches, a los transeúntes!
Le hubiera gustado en aquél momento, hablar a todos comunicándoles su alegría, y lo único que se le ocurría, era llamar con la mano al muchacho que estaba detrás del mostrador, señalándole su vaso.

Había demasiado bullicio para que le hubiera escuchado nadie; además, el gran espejo que se extendía fraccionado a todo lo largo de la cafetería, era una manera discreta de distraerse volviendo a su afición favorita.

De repente, una mano blanca de largas uñas color rosa, se posó suavemente sobre su hombro.
-¿Tienes fuego cariño?-
Luis sorprendido, giró sobre sí mismo hasta tropezar con una muchacha morena de cara desafiante, que le tendía entre sus labios un cigarrillo.
-¡No faltaba más!- dijo, mientras le daba fuego con el suyo. Nadie hubiera podido decir de aquella muchacha de carnes apretadas, rayara ya los cuarenta años, de no ser por las finas arruguillas que se adivinaban en su gran escote y el estudiado exceso de maquillajes de sus facciones.
-¿Estás solo?- preguntó, mientras pedía para sí un coñac…-¿Me invitas?-
-Sí, un poco-
-¡Parece mentira hombre! – y acercándose muy despacio añadió -¿Es que no tienes novia?

En ese momento Luis empezó a notar, que las ideas le acudían perezosamente a la cabeza y a penas si podía dominar su mirada desvaída que empezaba a adquirir un brillo desusado.

Había ido perdiendo paulatinamente sin darse cuenta el dominio de sus músculos, y muchos movimientos le pasaban inadvertidos, como si fueran ajenos a su propio cuerpo.
-Tuve una, hace mucho tiempo, pero de eso quien se acuerda ...era de Barcelona y me dejó de la noche a la mañana, sin más, sin despedirse…bueno me puso en el espejo del cuarto de baño con el lápiz de labios….¡adèu!.

-Claro, así sois todos los hombres, si te he visto no me acuerdo. Yo tuve uno, y era así como tú, siempre tan triste y taciturno, que un día decidí componérmelas yo solita para divertirme. Después de todo es lo único que merece la pena. ¿Verdad chato?

-Seguro que hoy has cobrado tus buenos dineritos ¿no?…..no te preocupes que no soy nada cara para el “completo” que te voy a hacer-.

Luis se la había quedado mirando, con una sonrisa imbécil apergaminada en los labios. Empezaba a sentir una inmensa alegría, por todo lo que tan inesperadamente, se había improvisado en aquel día.
Le gustaba aquel ambiente, y hubiera seguido charlando amigablemente, de no ser por la intervención de un tercero, que cogiendo a la muchacha por el hombro, empezó a susurrarle algo al oído, a lo que ella respondió, con una risa estridente, casi histérica.

-¡Eh, eh, oiga, ya basta!- dijo Luis mientras hacía equilibrios por mantenerse derecho. -¿No ve que la señorita está conmigo?...y además no consiento que la manosee-.

El hombre le miró sorprendido, como si no se hubiera dado cuenta de su presencia, y le contestó, riendo maliciosamente.
-¿La tienes en exclusiva Robert Redford?- mientras la daba un beso en la boca, apretándola aún más.

Los labios de Luis palidecieron sensiblemente, una oleada de ciego furor se apoderó repentinamente de él. Agarró al hombre por el cuello e hizo el gesto de estrellarle contra la barra del bar.
Pero éste, pasada la sorpresa, se defendió ferozmente, tratando de liberarse de la presión que le sofocaba, golpeando frenéticamente con sus puños, como mazas. Fuese el dolor, fuese la ciega rabia que se había apoderado de él, Luis apretó aún más los dedos alrededor de su cuello.

De repente con un estrépito de vajilla rota y de sillas derribadas, los dos hombres rodaron por el suelo.
De pié, tapándose la boca con las manos, la muchacha contemplaba aterrada la escena, incapaz de gritar, ni de dar un paso. -Se ha vuelto loco- gritaba, -se ha vuelto loco-…

Rápidamente los separaron. Luis levantándose del suelo, la miró sonriendo grotescamente, y con voz quebrada pero suave dijo:
-No es nada,…No tengas miedo…- tenía la cara terriblemente amoratada, y las comisuras de los labios y las manos, manchadas de sangre. De la sensación de mareo anterior, solamente le quedaba un horrible dolor de cabeza.

Se fue tambaleándose hacia la puerta, y aún volvió la cara para verla por última vez.
Pero ya no estaba. Un murmullo de voces más apagado que a la entrada lo despidió.
Ahora ya muy cansado, decidió ir hacia la pensión, le pillaba un poco desplazado, pero el paseo le convendría.
Una cuadrilla de noctámbulos, colocados en fila india, con un pié en la acera y otro en la calzada, iban marcando el paso militar…-¡Un,dos…Un,dos…!- mientras silboteaban alegremente. Le hubiera gustado añadirse a la fila, de no ser por el sueño y el tremendo dolor de cabeza.

En realidad, su primer día de fiesta se había nublado un poco, y ya todo era cuestión de llegar a casa. Subió las escaleras deprisa, y pronto se encontró en su habitación. Buscó en su mesilla la foto de Rosa... estaba ya un poco desvaída, pero la besó repetidas veces…-bueno Rosa… mañana es San Valentín-… detrás de la foto figuraba otra poesía copiada de aquel Blog.

La luz apagará tus ojos.
Solo la noche
te dejará ver limpiamente
tu destino de ave migratoria..
que se eleva sin rumbo..
hasta perderse...
en las estrellas....



En el reloj de la mesilla iban a dar las cinco y media. Puso la chaqueta y la corbata colgadas en la silla, y se acercó lentamente al espejo, después se sentó para quitarse los zapatos.
El sábado y el domingo, lo pasaría durmiendo, se lo diría a Isabel para que no le molestasen, además el lunes tenía mucho trabajo y…..
Poco después Isabel entró en su habitación. Luis tendido, con la cara pálida y serena, apoyado de costado sobre la almohada, dormía.



Desde Zuhaitz-Ondoan -azpeitia-
Víspera de San Valentín 13
de Febrero de 2009

101 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Buen relato. Yo, como es San Valentín, he preferido darme un masaje de chocolate y menta.

sedemiuqse dijo...

Bello el relato, me llamo esto la atención...

"como si todos los ángeles del averno"

jajaja eran diablillos traviesos, jajaja

Me ha encantado.
Besos y amor
je

ladyroseanne dijo...

me ha encantado...yo mañana me pasaré el día en la cama...San Valentin es para las parejitas, asi que los solitari@s lo mejor que podemos hacer es leerte y envidiar tu talento literario, mucho amor....

ladyroseanne dijo...

me ha encantado...yo mañana me pasaré el día en la cama...San Valentin es para las parejitas, asi que los solitari@s lo mejor que podemos hacer es leerte y envidiar tu talento literario, mucho amor....

ladyroseanne dijo...

me ha encantado...yo mañana me pasaré el día en la cama...San Valentin es para las parejitas, asi que los solitari@s lo mejor que podemos hacer es leerte y envidiar tu talento literario, mucho amor....

VIVIR dijo...

¡joder tio! que arte tienes... y ademas es de propia cosecha... ¡seguro!... porque tu tienes arte "pa" da y exportar....

Un abrazo

Estrella del mar dijo...

Felicitaciones por el relato y ya que faltan pocas horas para el 14
te regalo este poema recien nacido que aun no tiene nombre..


Tiemblo en las llamas dulces
de este enero
y en tus locos brazos
con bronces de mar .
Me atraviesa un río de fuego
y la orilla de mi piel se enciende.
Paisaje de la creación
sin frutos prohibidos .
Brotan azucenas blancas
de mi pecho
perfumando en el escote .
y en la arena inventas
un camino de rocíos,
perlas de besos que flotan
en el aire que respiro.
Abres tus manos y me entregas
el misterio íntimo que me estremece
y voy hundiéndome en la playa
como suspiro de gaviota
en el rojo atardecer
que huele a algas



S.N.T

Moony-A media luz dijo...

Bendito san Valentín que te ha hecho sacar esas letras.
Me engancharon hasta el final. Cuantos Luises hay...

Un beso grande.

Camille Stein dijo...

'contigo empezó mi ceguera'

es la frase de una antigua copla...

de nada sirve pretender encajar el amor en un rostro... el día de la pérdida se rompen ambos, continente y contenido

y los sentidos se pierden irremediablemente




un gran relato

un abrazo

Anónimo dijo...

Tu poco dinero lo maneja el oro negro y el trafico de armas.

Europa se hace nuestraaaaaa

More dijo...

Las palabras que iba a escribir, son prácticamente las que escribió Camile... a la hora del final, todo se rompe.
Me encanto este relato, poeta, la atmósfera... esa interrogante que se queda al final... y la poesía... tus ojos no me dejan ver la luz,porque una luz más fuerte que la delsol proviene de tus ojos.
Mi cariño para ti, queridísimo.
Feliz día mañana y todos tus días.

Vivencias dijo...

Leerte amigo es un placer , estar en contacto con tu arte una delicia, y desearte feliz dia de San valentin un honor.
Felicitaciones y un fuerte abrazo con la cálidez de la amistad.
N€nf@

vilma dijo...

Diferente, fresco y real, eso me ha parecido tu relato, eso de que en san valentín todo es melado es un mito, cualquier día puedes hacerlo tu san valentín, los trocitos de poema entrelazados con la prosa, sencillamente genial, el lenguaje claro y común, eso también me gustó
felicidades, espero lo pases mañana como sea que te guste, leyendo, solo o acopmpañado, pero que lo pases bien
saludos con cariños desde panamá
vilma

Amparo dijo...

Mi profesora de literatura en la Universidad para los mayores, (a la que acudo dos días por semana) decía en una de las clases de principio del ciclo, "un relato que engancha desde el principio y mantiene el interés hasta llegar al desenlace... sin necesidad de que sea una obra maestra...es bueno"

Ha sido un placer leer tus palabras en esta madrugada de San Valentín.

Un abrazo, feliz día

EDUARDO GUTIERREZ dijo...

HOLA SEÑOR AZPEITIA QUE CURIOSO HACE DOS DIAS YO TAMBIEN PUBLIQUE UN ESCRITO LLAMADO NOCHE DE VIERNES AUNQUE NADA QUE VER CON TU RELATO CORTO EN FIN SIEMPRE ES UN PLACER LEERTE FIJATE QUE ME ENCONTRE UN ESCRITO EN PDF DE BORGES QUE SE LLAMAMA CONSEJOS PARA ESCRITORES UNA SATIRA BUENISIMA LUEGO ME DICES A DONDE TE LA MANDO VA?
CUIDATE Y NOS VEMOS EN EL HUMO

Mercedes e Isabel dijo...

Buen relato, pero nos dejó sabor a mas... Feliz san Valentin, (yo dejaré una plancha de regalo) a ver si "alguien la recoge". Un besote (dos)

julia del prado morales dijo...

FELIZ DIA DE SAN VALENTIN ANTONIO, me gustò tu poema, sobre todo el final porque no se si Luis duerme o está muerto.

Abrazos desde el Perú, Julia

Caminodelsur dijo...

FEliz día de San Valentín.

Dificil tarea para mí ponerme al día con tan fecundo autor como lo eres tú.

Tu relato para esta fecha deja pensando bastante.


SL2

INSTANTES dijo...

A veces el ámbar atrapa insectos petrificándolos . Y allí quedan cautivos con todo el cuerpo intacto, inerte; pero con la esperanza de ser liberados…

...que tengas un gran dìa
saludos!!!

MAR dijo...

Ayer amanecí en tus ojos...
la luz no me dejaba ver las estrellas.

ME ENCANTO.
BESOS PARA TI Y MUCHO AMOR EN EL DIA DE HOY.
mar

MARISEL dijo...

HOY LLEGO A DESEARTE UN FELIZ DÍA DE SAN VALENTÍN....YA MAÑANA VENDRÉ CON CALMA A LEERTE.
BESOS

Mario Licón Cabrera dijo...

lo veo, así, adaptado al cien, haría un muy buen cortometraje...con tangos o fados o boleros como fondo musical...

un abrazo desde sydney hasta la vieja españa.
elmario

Merche Pallarés dijo...

Odio San Valentin. Odio estas fiestas tipicamente norteamericanas que no pegan ni con cola en este país.
Muy melancólico tu relato. Los poemas intercalados, preciosos. Muxus hogei, M.

Merche Pallarés dijo...

Odio San Valentín. Odio estas fiestas tipicamente norteamericanas que no pegan ni con cola en este país.
Melancólico tu relato. Me han gustado las poesias intercaladas. Muxus hogei, M.
P.D. No sé si mi comentario aparecerá dos veces...

Anónimo dijo...

REALMENTE MUY BUENO Y BELLO, LA HISTORIA DE UN SOLITARIO MÁS DEL MUNDO, DE UN DESAMPARADO DE LOS QUE EL TIEMPO VA PARIENDO....

NO CUESTA NADA LEERTE E IR "VIENDO" LO QUE CUENTAS.

¡¡¡FELIZ SAN VALENTÍN!!! QUERIDO AMIGO
Maryro

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Azpeitia, confieso que solo leí una parte porque tenía que salir con urgencia, me encanto lo que leí.
pero en este momento no te puedo comentar más, hasta que lo lea todo con detenimiento y saboreando cada palabra.
Así que solo te dejo un gran abrazo para este día, que se festeja el amor y la amistad en gran parte de nuestro querido planeta.

Abrazos y un beso hasta tu España desde mi México.

Celia

Silvia Loustau dijo...

Buen relato , Azpeitia, rezuma soledad y el final, inesperado es para un aplauso. Un abrazo desde Mar del Plata, Argentina,

Silvia Loustau



www.silvialoustau.blogspot.com

ALGUIEN EN EL MUNDO dijo...

Veo que San Valentin o el amor, o el momento te han inspirado, no a quedado nada en el tintero, a mi se me bloquearon las neuronas y mañana lo pasare jugando backgammon para distenderme, ojala se acuerden al menos de decirme ! feliz dia " jajaja sino lo matooooooo

Marga dijo...

Maravilloso relato, es un placer leerte.
Abrazos Marga

ISABEL MIRALLES dijo...

Hola Antonio, he leído tu relato de un tirón. Me ha gustado mucho.

¿Siempre hay algo de nosotros mismos en lo que escribimos, verdad? Es imposible desligar lo que somos, de lo que escribimos.

Que pases un feliz día. Isabel

mara y cuyá dijo...

los Luises, las señoritas, los solos, los casados, el amor que ciega en su esplendor y en su despedida, la soledad...todo danza lentamente en esta noche triste tan bien enlazado y descripto por vos.
El poema a Rosa es la música que suena ¿puede leerse en este espacio?...me gustaría.

Besos

Patricia dijo...

Que relato tan hermoso!! me entretube de principio a fin...
La vida de un Luis que quizas existe y de muchas "luisas" por ahi pensando en la rosa que se perdio....
Bueno quiero felicitarte por San Valentin, dicen que es un homenaje al amor y se celebra con quien se ama sea una pareja, una amistad, consigo mismo o aun mas sublime con Dios!
Un beso mi poeta,

malena dijo...

Precioso juego de destinos el de tu relato!
Feliz San Valentín!
un beso

Anabel dijo...

Tristre la víspera de San Valentín que nos presentas, pero seguramente mucho más real de lo que nos imaginamos en estas fechas: parece que todo han de ser amor y arrumacos...

Feliz día tanto si estás enamorado como si no.

Besos,

Anabel, la Cuentista

SUSANA dijo...

Me gustó y me gustó mucho, sos excelente narrando historias.

Gracias por compartir ésta, con nosotros!

Que tu personal San Valentín, te encuentre en la mejor compañía!

Un abrazo!

Al Hrrera dijo...

Pues yo prefiero decir que extraño a una persona a decir que extraño al amor.

Es lo menos egòlatra y anti-mercado que se me ocurre decir...

¿Es que el hombre está tan podrido que es capaz de vender sus sentimientos en colores vivos y aromas baratos?

Buen relato, Azpeitia, me hiciste recordar buenos tiempos...

Maria Rosa dijo...

MUY BUEN RELATO, A VECES LA SOLEDAD NO ES BUENA CONSEJERA.
UN ABRAZO DESDE ARGENTINA
MARÍA ROSA

Anónimo dijo...

Sr. Azpeitia:

El motivo de este mensaje y después de haber leído con sumo agrado su relato “Historia de un viernes víspera de…. San Valentín”, es solicitar su permiso para publicarlo en la revista La Guind@ del próximo mes de Abril junto a esa magnífica fotografía que acompaña al texto.

Reciba un cordial saludo

José Antonio Fernández

laguind@fuentedelberro.com

Anónimo dijo...

Tengo que felicitarlo, amigo... Ha sido una delicia leer su relato, con el que me he identificado... También estoy admirada de ver el blog, que por supuesto, hay que disponer de varios días para leerlo. Vuelvo a felicitarlo sinceramente, pues no lo conocía.
Si le agrada podríamos efectuar un intercambio de enlaces, la dirección de mi web es:
http://webs.uolsinectis.com.ar/vida-reflexion/
http://vidareflexion.iespana.es/
Lo saludo afectuosamente y gracias por escribirme, Graciela María.
Graciela Casartelli [graciela.vida.reflexion@gmail.com]

azpeitia dijo...

tu blog esta buenisssiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiimo me encanta leer y voy siempre desde ahora.

Lucia Pelufo [luciapelufo@yahoo.com.ar]

azpeitia dijo...

te leo y te seguire leyendo porque es un placer e invito a todos a leerte porque se que no se arrepentiran y lo disfrutaran gracias por compartir con nosotros amigo

chabela chabel [chabela_021@yahoo.com.ar]

Anónimo dijo...

Feliz dia de San Valentin!!
Dia de la amistad, el amor y la felicidad!!
besos,
Patricia salguero [patwenfr@yahoo.fr]

Mª Antonia dijo...

Querido J.Antonio:
No sé qué añadir a todo lo dicho...
Es un placer leer todo lo que escribe. Me eriza la piel.

Un abrazo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...¡Qué cebollinos, Azpeitia!cualquier estilo se te da bien.
Es un relato muypero muy bonito. Me lo imprimí y me lo leí en el bus.
un besote

Karol_a dijo...

Muy bueno tu relato Az, me encanta leerte, poemas , relatos , lo que cuelgues, este es precioso y eres muy original y sensible.
Un abrazo amigo.

A do outro lado da xanela dijo...

Algo distinto, un relato corto... pero sigues siendo tú, camuflado tras la prosa.

Beso!

Mónica Pérez dijo...

Hola,

perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

Saludos,
Mónica

CASANDRA dijo...

es un placer entrar en este lugar y tomarse el tiempo que vale para leerlo. hermoso tu relato, para San Valentín y para todos los días del año. sigo leyendo otro rato y pronto vuelvo. Cariños.

María dijo...

Aunque ya pasó San Valentín, disfruté mucho de la historia. UN gusto pasar por acá.
Saludos, maría

Antonio Aguilera dijo...

Querido colega de viejas andanzas:

Nos cruzamos por la vida cibernètica, nos miramos, pensamos para nuestros adentros; pero te tengo algo abandonado........sabràs perdarme.....el laboro.....tengo este medio algo abandonado.

Pero te prometo un saco del mejor pienso de perros, para lo pastores alemanes.

Vendrè con màs tiempo a leerte.
Discùlpame.

Un abrazo

Sakkarah dijo...

Ha pasado San Valentín, para mí sin pena ni gloria; pero ha sido un placer leerte.

Un beso.

Sakkarah dijo...

No sé si te dije que he cambiado mi página, por si quieres cambiar el linck.

http://sakkarah-1.blogspot.com

Placy dijo...

Hola amigo Azpeitia como estas? .He leido tu relato es "GENIAL" con el anterior me imaginaba navegando por el Nilo en un bonito barco y con este he visto como se le dice a una mujer "TE QUIERO"
Felicidades eres "SUBLIME"
Un beso amigo mio.

Gittana dijo...

ay!!! perdon por llegar tarde!!!!
espero la haya pasado tu muy chévere!!!!
yo la pasé en el curro, pero me divertí mucho, y despues, al llegar a casa lo único que pude festejar fue con mi almohada y con mi cama... y, soñar con sus ojos...

la-nata-contra-el-vidrio dijo...

Para Antonio Azpeitia: tú ya estás incocorporado a lo bueno del blog, a eso que uno desea leer, y no abunda.
Sin darme cuenta, leí este hermoso cuento (concreto sobre la concreta vida de hombres y mujeres), desde el lado abstracto de las cosas, o sea, posponiendo las concreciones y tratando de resaltar las situaciones, tiempos, objetos, y me resultó apasionante, una forma de aprender (aprendo contigo).
Un abrazo para ti, en una noche en la cual se encima un día desapadible con el clima húmedo y pesado de un verano casi desagradable.
xavier

Celia Rivera Gutierrez dijo...

¿Esto es un relato corto?, no me parece tan corto al verlo en conjunto, pero si parece corto al leerlo, me llena de imágenes de cada paso escrito.
Me llevaste de la mano por toda una odisea masculina de alguien que no sabe que hacer el día de los enamorados.
¿Será, que todos hablamos del amor y la mayoría solo lo decimos y estamos solos?.

Tienes una narrativa extraordinaria
Espero, que tu si hayas disfrutado de compañía amorosa en esa fecha, y si no por lo menos en los brazos de Morfeo como Luís

Azpeitia Liliana me dejo un Premio que deseo compartir contigo que creo lo mereces más que yo.
esta en mi blog de archivo de enseñanza para que pases por él si deas

[^Italian_Angel^] dijo...

Me gusto mucho este relato..
Hacia mucho que no pasaba por aqui..
Tuve muchos pensamientos este año sobre San Valentín.
Pero en verdad esta historia me hizo pensar algo que no habia tenido en cuenta.

Me alegra haber vuelto..

Una persona que paso San Valentin sola pero acompañada en el corazon.

Mónica dijo...

Hola precioso relato. Ando tan cansada y con poco sueño, que lo envidié al quedarse dormido.

bsss. Nos vemos ¿si?

MARISEL dijo...

muy buen relato...paso a saludarte y a escuchar los versos que me encantan...
Besos
Marisel

santiago dijo...

mi querido amigo, el día 7 todo salió a pedir de boca, todo muy bien.
Muchas gracias por tu mensaje.
Y espero nos veamos en bIlbao.
Un abrazo

PROSÓDICA dijo...

y no es acaso cada persona que se ama un altar?, y si es eso, cómo no puede ser entonces un universo?. Reconocer razones, ideas, sentires, recuerdos y dolores en otro... saberse como parte de un todo en otro, reconocer tu vida en esos ojos...
Me ha gustado Azpeitia, me ha gustado. Sobre todo por que siento que hablas del amor "vivido", el que va en las venas, el que habla desde el tiempo.

Gracias por este obsequio.
Muchos abrazos.

Amaya dijo...

Es un relato extraordinario Azpeitia, costumbrista pero tierno y delicioso, rico en detalles que te transportan directamente al lugar y momento que describes..
Me ha encantado.
Un fuerte abrazo

Hada de los tiempos dijo...

Con gran cariño, las hadas te hacemos entrega de los premios Dardo y Blog de oro. Estarán aquí esperándote para cuando quieras recogerlos. ¡¡¡Felicidades y muchos besitos desde el Bosque Antiguo!!!

ALGUIEN EN EL MUNDO dijo...

La verdad Antonio me kede sin palabras, pero cuanta realidad has volcado en simples rasgos....que sentimiento extraño me quedo, lo meditare un buen rato...Dios sabra x que
Buen fin de semana...

Shanty dijo...

Después de mucho tiempo, me da gusto volver y acompañarte.
Besitos,
Shanty

calamanda dijo...

Ave migratoria...que te desplazas

de un lugar a otro para continuar

tu ciclo de vida...como gaviotas

en el mar...



Muy bonito todo lo que escribes..

Un abrazo.

CALAMANDA

lully desnuda dijo...

Una entrada con la magia de tus letras que me han dejado inmersa por buenos minutos. Las rosas y San Valentín se enlazan para proporcionar alegrías múltiples. Por Colombia no se celebra este día pero sí tenemos un mes del amor y la amistad en septiembre.

Besitos con los afectos de siempre!

§♫*€lisa*♫§ dijo...

menos mal que era un relato corto jajaja (bromita)

cuando la ausencia de quien nos hace suspirar se prolonga , sólo los versos de algún poeta nos viene a consolar...

excelente lo tuyo, y no es de extrañarse, nos tienes mal acostumbrados:)

muaksiitos de luz

Hada de los tiempos dijo...

Con todo nuestro cariño, las hadas te hacemos entrega del Premio Symbelmine. Estará aquí esperándote para cuando quieras recogerlo. ¡¡¡Muchos besitos!!!

Carla dijo...

Como siempre, azpeita, muy bueno!!!

Adrisol dijo...

precioso tu relato dedicado a san valentín........
estaba de vacaciones para ese día y por supuesto, me regalaron rosas!!!!!!!!
un abrazo, amigo

Mundo Animal. dijo...

´´´.´´´·:::::·´´´.´´´
,.•´¨`•.( -.- ).•´¨`•.,¸
`•--•-¨( “)(“ )¨-•--•´
Buenos dias pase a saludarte y desearte que tengas una genial semana, saludos de tu amigo.. Christiannnnnnnnn.

azpeitia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Estimado Azpeitia, muy buenas noches, he visitado tu pagina y sinceramente me he quedado entusiasmado, enhorabuena!!!!!!!!!!!!! espero visitar muchísimas veces mas tu pagina y poder disfrutar leyendo tan preciosos escritos, te lo digo con toda la sinceridad del mundo, eres realmente bueno escribiendo,

antonio [marantg@ono.com]

Kostas Vidas, poeta de cantina dijo...

Al final, el supuesto completo le salió más caro de lo previsto. Pero así es el amor, aún en el espontaneo y breve instante de un buen wishkey, caro; incluso en el hipotético caso de que el amor sea tangible. Deliciosamente duro el relato.
Un saludo.

HUMO dijo...

He disfrutado mucho de tu escrito!

Un placer conocerte, me gusta tu espacio!

te invito a conocer el mío.

=) HUMO

Anónimo dijo...

Estimado Azpeitia, muy buenas noches, he visitado tu pagina y sinceramente me he quedado entusiasmado, enhorabuena!!!!!!!!!!!!! espero visitar muchísimas veces mas tu pagina y poder disfrutar leyendo tan preciosos escritos, te lo digo con toda la sinceridad del mundo, eres realmente bueno escribiendo,

antonio [marantg@ono.com]

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amigo Azpeitia, es siempre un placer pasar por este remanso de paz que es tu casa...
Un saludo.

calamanda dijo...

Estimado amigo: Supongo que dentro de poquito estaremos disfru
tando de lo que seguro estarás a
punto de finalizar y dando las
últimas pinceladas.
Te echo de menos.
Un abrazo.

CALAMANDA

More Baker dijo...

Besos, mi querido. Pasé a leerte y a dejarte mi cariño.

azpeitia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola hermano..
Que ocuurencia la tuya de haber enviado mi poesía-acróstico a un blogs donde me han otorgado un premio...Muchas gracias, porque a pesar que viene de alguien desconocido, me dejas las ventanas abiertas de nuevos amigos del universo de las letras.Gracias por los comentarios sobre mi quehacer, ten por seguro que la idea es mejorar gracias a la buena crítica de personas amplias como tú, que permiten un crecimiento de quienes hacemos de la poesía algo más que un hobbie.
Desde Suecia, Nelson

http://acrosticos-neus.blogspot.com/

SeaSirens dijo...

Hola,

me asomo a tu casa, por tu visita a mi blog, que agradezco de todo corazón, por tus palabras.

Pareces una grn prsona y un gran escritor, a todos los niveles, así es que, voy a darme una vuelta por tus pasillos, con tu permiso, para llegar a la sala, donde pueda coger sitio pra escucharte.

Bellos blogs.

Un fuerte abrazo!

(Te dejo la dirección de mi blog, por si te intresa leer otras cosas:
http://sirens-sea.blogspot.com/).

Victoria dijo...

Precioso relato. Tienes arte, eres arte..

irene dijo...

Bello relato, aunque muy triste, empezar un día con ilusión, esperando que el destino te depare momentos y situaciones agradables y terminar así, es muy deprimente.
Yo algunas veces, cuando paseo tranquilamente, me pongo a pensar cómo será la vida de las personas que pasan a mi lado, con las que, en ocasiones, nos cruzamos las miradas, y todo es misterioso, la imaginación puede crear historias, y yo lo hago, pero eso sí, casi siempre imagino historias de cuentos de hadas, es más satisfactorio y divertido.
Un abrazo, Azpeitia.

Inés dijo...

Hola José Antonio amigo,
Me ha encantado tu relato y he disfrutado mucho leyéndolo de principio a fin.
una sorpresa muy agradable.

muchos besos y un fuerte abrazo,
Inés

lully desnuda dijo...

Dulces momentos sumergida en tus letras... ya San Valentí ha pasado pero tus escritos seguirán,siempre estarán, seguirán. No pasan.

Te abrazo con afecto desde mi alma!

Rafael Requerey dijo...

Excelente relato. Ha sido un placer

Moony-A media luz dijo...

¿Todo bien, Azpeitia?

Un beso :D

Force India dijo...

Hola, azpeitia! Felicidades por tu blog, es muy bueno. Soy Force India, creador de Pole Position Force India. ¿Que te parecería seguir mi blog? Asi nos podríamos comunicar y seguir las noticias de primerísima mano, y comentamos en los blog. No se si lo sabías, pero yo soy Adrian Sutil, el antiguo nick que tenía aquí en Blogger. Si te parece bien responde en mi blog; si no, también, jejeje. Bueno, hasta luego, saludos desde Cantabria (España).

Anabel dijo...

¿Te das cuenta de que va a hacer un mes que no escribes?

¿Un mes en el que no sabemos de ti?

Eso no puede ser, no, no.

Póngale remedio, haga usted el favor.

Besos,

Anabel, la Cuentista

Shanty dijo...

Azpeitia:

Paso a saludarte, después de un prolongado tiempo de ausencia. Que estés bien y que la creatividad te siga brotando. Lindo relato.

Besos.

Σ=o) Pau dijo...

El día del amor nunca lo he vivido como tal, porque nunca he tenido pareja ese día, pero más que pensar en un día me gusta pensar que el amor para todos los días solo así las palabras de un blog de un tal azpeitia jejeje (eso lo encontré genial) pueden llegar al corazón y causar tanto sentimiento.
El ambiente, las personas, hasta ahora conocía solo tus poesías y aunque ya ha pasado mucho de san valentín porque no me di ni cuenta como se me pasaron las vacaciones y ya estoy de vuelta, y tener este relato en mis manos es conocer algo más de ti no solo en tus poesías, deberías animarte a más porque me encantó :)
Mi querido león, demoré en llegar pero la luz de tus escritos ilumina mi barca ronrononeante para zarpar con Galerna y a tu lado, ya que mis cuentos comienzan a tener vida :)

Te extrañaba mucho prometo no demorar tanto :)
pd: e1 7 de febrero fue mi cumple comiste el trocito de torta de trufa que dejé en mi balcón y en la voz para ti? :)

Un abrazo ronroneado y un beso dulce^^

ALGUIEN EN EL MUNDO dijo...

VEO QUE ESTA SEMANA TODOS VIENEN PEREZOSOS Y CON POKAS CAGAS DE ESCRIBIR DESPERTANDO LA MUSA !!!!!

BUEN FINDEEEEEEEE

More Baker dijo...

Dónde estarás, mi querido? Echo de menos leerte.
Espero que esta ausencia no se deba a nada malo.
Mi abrazo para ti.

Moony-A media luz dijo...

¿No es mucho tiempo sin dar señales?
Anda... aunque sean de humo...

Un beso grande.

Allek dijo...

precioso relato.... me ha encantado.
te dejo un abrazo..

Tuti dijo...

Hay fechas que abocan la soledad (el no bastarse en lo cotidiano) que conlleva a las búsquedas, a ese mirar y mirarnos en otro espacio en rostros desconocidos.

Hoy he disfrutado cada locación, cada personaje, cada olor y los sonidos de lluvia, de voces -humananas- que son presente y siguen acumulando experiencias...gracias por este disfrute caballero Azpeitia.

Este abrazo (indistinto de fechas que sólo comercializan los sentimientos de diario).

Anna Francisca.

Belkis dijo...

Estupendo relato Antonio. Lo he disfrutado al máximo. Cuantos Luis hay por el mundo que se pasan la vida encerrados entre papeles de oficina y no saben que hacer en su tiempo libre porque les falta esa otra ala para poder alzar el vuelo y disfrutar del ensueño del amor verdadero. Por suerte no es tu caso. Deberías escribir más relatos. Lo haces muy bien. Vaya talento que tienes niño.
Un afectuoso saludo.

Anónimo dijo...

I enjoyed reading your blog. Keep it that way. iaxrqpcefqmsyvnk

Anónimo dijo...

Also, it could work hoodia balance for another. There are no Obesity cures, and Hoodia Balances seldom, if ever work the way they
were-they will still remember, and so did the peanut butter
chips. Other ideas that can inspire you to take. Then,
she will lose 3 pounds of fat loss. While it's best to lose weight and even burn fat.

Feel free to visit my website; Weight Loss