25 octubre 2015

EL HASTÍO MASCULINO









EL HASTÍO MASCULINO


El hastío no baja de la nada
como los ángeles custodios.
Es un estado quasimetafísico
que suben los machos,
cansinos, desilusionados,
peldaño a peldaño con el
estupor de estar vivos.
Nace trabajosamente y es reticente.
Es un parto culpable
de dioses ateos, barbudos
y desaseados.

Requiere una especial atención,
en los atardeceres
de aburridos ocasos
para ociosos melancólicos,
cuando los hombres extenuados
por el sueño deciden levantarse
de la cama culpable de sus males.

Para cenar tienen siempre,
estupideces rebozadas de un
supermercado del embeleco,
frescas o congeladas o
envasadas con alegres colores
que dicen
 No lo pienses Cómeme sin miedo.  
Es el momento crucial, en el que
bostezan desaforadamente
frente al espejo de la ducha
que denuncia sus flácidas arrugas
que no dejan adivinar
otra época anterior,
como si siempre hubieran sido así de
decrépitos Piltrafas humanas.

Ya no triunfan en la DiscoPorro  
Los Colgaos, propiedad
de un destacado
presentador de TV, donde las
jóvenes pizpiretas buscan
recios gimnastas del torax,
guardaespaldas de banqueros,
monitores de articulaciones
desenfadadas que aplaquen sus
furores uterinos.

A estos hombres hastiados,
nadie les ha dicho que
a estas horas deban tomar
decisiones irrevocables para
que abandonen su molicie
de tantos años y hagan
footing en una cinta estática
en la cocina de su casa.
Las cosas de este mundo,
necesitan su tiempo.

Hablar con su pareja
circunstancial, resulta molesto, sin
contenido. Supone un esfuerzo tremendo.
Ellas ya no están,
se marcharon sin mediar palabra
el día anterior con su maleta
y enseres, con un tremendo
portazo que apenas  los sacó
de su eterno letargo

Atarse los zapatos
también es condena
¡Los amigos que pesados!  
Siempre pensando en lo mismo.
Solo hay una cosa que los libera
de todos sus males y los sumerge
en un dulce y reparador sueño.  
Es algo que a nada compromete
cuando todo parece más
oscuro y difícil, como es el
Manus estuprumamorfo y
decadente, pensando en la candorosa
vecina del sexto que exhibe
en la escalera sus descarados
atributos físicos con la inocencia
de una Marilyn Monroe en su mejor
época

Que el dios de todos creyentes o no,                         
los perdone de su carácter indeciso
y cobarde a fuer de egoísta y los mande
al Purgatorio una temporada,
aunque a este lugar le haya
puesto el poder papal
el cartel de No Funciona”…
Semen retentum venenus est”…  
Domani sarà un altro giorno


Escrito por  -azpeitia- 
para arrepentimiento
de pecadores por el

pensamiento y la obra.

2 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Personalidad hasta sus últimas consecuencias.

Azpeitia Aleph dijo...

Gracias Maria Angeles, he estado una temporada un poco alejado de todo esto por muchas circunstancias personales...pero ya estoy aquí nuevamente....que alegría leerte de nuevo....un abrazo muy grande de azpeitia