24 noviembre 2007

Una poesía que nunca se acaba....



UNA POESIA QUE NUNCA SE ACABA

Una poesía que nunca se acaba
se empieza, se embasta
se urden sus versos
se sueña la trama,
se anidan las pausas.
Luego, del cansancio
queda abandonada.


¿Dónde está el final?
¿Por qué no terminas
infausto poeta
de hilar sentimientos,
de ahogarte en tus penas?


La tristeza escribe
los más bellos versos.


La alegría canta,
bulle, corre, vuela.


Pero nunca asume
sublimes caminos
que lleguen al alma.
Se queda en la puertas
su guitarra blanca
llena de bordones,
de tripas que cantan.


¿Donde está el final?
No se ha terminado....


La hoja descansa
al lado de un libro,
que abierto le habla.


Está emborronada
llena de tachones.


No sueñes hermosa,


"Este no termina,
este no lo acaba".


Sus versos se mueren
su musa se cansa.


Tu alma hoy tan blanca,
mañana amarilla
caerá en otras manos.


Leerán tus pautas,
tus notas tachadas,
palabras cambiadas.


Tratarán de armarlas,
de darles belleza.


Todo será inútil.
Ya no habrá poetas
que cumplan tu sueño.


Pobre hoja sin lustre,
de amarillo viejo.


Tu verso se ha muerto
sin haber nacido.
Una poesía...que nunca se acaba,
tiene su destino
metida en un libro,
esperando un verso
que suene a infinito,
que suene a poema...
que mueva la entraña,
que vista... su alma.


-azpeitia- 24 de Noviembre de 2007
desde Zuhaitz-Ondoan










3 comentarios:

Fanny dijo...

Como Penélope, hilando tus versos para que no se terminen nunca, sensiblemente, Fanny

La_Sonyadora dijo...

Como los versos nostálgicos,
caen uno detrás de otro
y se hilan los sueños,
que atentos al recuerdo
se unen para siempre.

Una belleza
Erika

Belkis dijo...

A veces fluyen los sentimientos a borbotones y a veces se estancan, la inspiración descansa, pero la poesía siempre se acaba, porque aún inconclusa para el autor siempre dice algo al lector sensible que sabe leer tras las palabras.
Muy dulce. Besitos Antonio