25 noviembre 2007

El sueño de la vida...



EL SUEÑO DE LA VIDA...


Tú te llevas los hijos
que no tengo,
te los llevas calientes en tu seno.

Guardados en penumbras de locuras,
que salieron de mi alma y te llenaron,

del flujo de cristal que hoy tú te guardas.

Se morirán de pena en una esquina,
buscando una salida de esa trampa,
mortal para ilusiones de un momento.

Parecerán dormidos, como ausentes.

Es el sueño rebelde de los genes.
de millones de años de experiencia,
de caminos frustrados
a la nada.
Del dispendio brutal que da la vida.

Se volverán al agua que nacieron,
no entenderán...el río
que los trajo.
por qué no vino nadie
a completarlos.

Era la cita del destino....
hecha pedazos.

Se volverán al agua que nacieron,

de un sumidero tremendo en una alcoba.


-azpeitia- 25 de Noviembre de 2007
desde Zuhaitz-Ondoan

5 comentarios:

Fanny dijo...

Yo guardaré de nuestros hijos: La palabra, sensiblemente, Fanny

Σ=o) Pau dijo...

Qué intensidad!!! esperaba oir una dulce música al comienzo sin leer y cratch!! vidrios rotos que con el curso de mis letras se tranformaron en sueños rotos.
Me deja pensante, de noche de pasión en que pudo hablarse de una noche de amor... pudo surgir la vida pero finalmente fue muerte...
Muchos deseas hijos y nos los pueden tener, otros los traen y hasta le quitan la vida y no se dan cuenta del tesoro que pierde.
Me encantó, fuerte y precioso!
Un dulce beso felino mi querido león :)

Anónimo dijo...

bueno el blog, azpeitia-aleph, lo estuve recorriendo
honesto y contundente
me gustó 'el sueño dela vida'

un abrazo desde argentina, américa del sur (bien al sur)

Belkis dijo...

Desde siempre soñamos con engendrar vida, y es el fruto del amor que recibimos, cierto que volverán al agua que nacieron, pero antes fluirán cual río inmenso, disfrutarán de todo el recorrido y culminarán sus días plenos, sobre todo cuando son producto de un alma grande y noble.
Encierra algo de melancolía, pero me llega hondo. Soy adoradora de los hijos en toda la extensión de la palabra.
Abrazos Antonio

soylauraO dijo...

Qué bella manera de decir de un hombre que sufre. Firme y sutil de puño y letra, revela su entrega total sin límite y con un reclamo de pasión que lo desborda, acepta con altura de hombre de Bien ese adiós que no comprende, todavía.
"Se morirán de pena en una esquina" es el verso más intenso de esta obra.
Gracias por la invitación.
Haga ud un Feliz y creativo Año 2012, Buen trabajo y buena salud
Laura ORORBIA