20 mayo 2013


Nacimiento del río Guadalquivir
GUADALQUIVIR
El sesgo de la lluvia es apaisado
del viento caprichoso que la mueve.
El frío de la tarde la hace nieve
cubriendo de blancura los tejados,
las cumbres, los paisajes, arboledas
que vibran de alegría de un futuro
repleto de humedad y de aire puro
de arroyos cantarines entre gredas.
Así se llenará de un verde intenso
laderas de ese río que es tan grande 
el Al-wadi al-Kabir cuando se expande
en ancho cauce que lo vuelve inmenso.
Aquí donde lo canto es donde nace.
Su cuna es una sierra vertebrada
de flora y una fauna inveterada
de rocas colosales que renace
el vértigo a las cosas que pasaron
a la fuerza brutal que nos aterra
que sigue los caprichos de la tierra.
Historia que los hombres no dictaron.
Así, con humildad a lo que vemos,
hoy canto a la belleza de este río,
al céfiro que empuja con su brío
los siglos que vendrán, que no veremos.
Escrito por  - azpeitia
en el nacimiento del río Guadalquivir
en la Sierra de Cazorla (Jaén)
el 19 de Mayo de 2013
Desembocadura del río Guadalquivir


3 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Un bello poema .Un canto bucólico al nacimiento de tan hermoso río.
¡Hermoso canto a la naturaleza,
¡Felicidades!

AMBAR dijo...

Hola amigo Azpeitia.
Hace tiempo que no nos visitamos, y hoy tengo el placer de disfrutar de este maravillos poema dedicado a este bello río de nuestra patria.
Un abrazo.
Ambar
http://ambaringles.blogspot.co.uk/2013/05/yo-soy.html

Omar enletrasarte dijo...

pintas con las palabras
saludos