02 diciembre 2007

Nieblas del Valle de Ricote

Nieblas de la Sierra de Carrascoy
Nieblas del Valle de Ricote,

de Carrascoy también

nos llegan nieblas.

El aire de Neyramb

nos llega tenue.

Imperceptible casi,

sumido entre la bruma

en Haikus que se asoman,

al vértigo del verso,

pequeño sí, pero profundo.

En formas perfectas

pensadas sin quererlo,

sentidas sin pensarlo.

En la imagen el Valle de Ricote (Murcia)
azpeitia uno de Diciembre de 2007


3 comentarios:

Fanny dijo...

El bello paisaje merecía el poema, Fanny

Σ=o) Pau dijo...

La niebla puede ocultar la belleza del paisaje sin embargo hiciste nacer de ella el verde esplendor del valle quizás ocultos ante cualquier peregrino y solo visible entre versos sensibles mezclados a lo lejos entre bruma y entre nubes.

Un beso ronroneado mi dulce león

Belkis dijo...

La niebla no es capaz de disipar tanta belleza porque te permite entrar y salir en ese silencio pulcro y descubrir paisajes imposibles. Es ficción, es quimera, a veces espesura, que recrea.
Hermoso verso, hermosas fotos.
Besitos