16 octubre 2007

Una noche en Varsovia....




El Bombardeo de Varsovia


La paz rompió su tregua,
la luz perdió su brillo,
el tiempo hundió tu rostro.

Acordes de metralla,
vistieron su preludio,
de fuego sin prejuicios.

Barrió tus calles muertas,
el humo de tus sueños.
Las bombas de metal
llovieron prietas.

La luna apareció...
ciudad desierta,
sin nada que ocultar
estaba muerta.

Su luz violenta,
turbadora, ciega,
Varsovia iluminó
como una feria.

Las águilas de hierro
sonrieron...

Ya nada que esconder,
casas e iglesias...
¡Que dios las guarde!
están abiertas...

Manos de sangre
tapando las heridas,
manos de sangre
atándose a la vida.

Traidora luz de luna,
hoy no eres bella.

Mañana cuando vuelvas
llorarás....

Mañana si es que vuelves
llorarás....

Llorarás desnuda
las sonatas....
de hierros retorcidos,
de cuerpos separados,
sin lágrimas ni estrellas...
....del vacío.


-azpeitia- 17 de Octubre de 2007
desde Zuhaitz-Ondoan

5 comentarios:

Fanny dijo...

Me atas, me condenas y me sepultas a tu dolor, sensiblemente, Fanny

∑=o) Pau dijo...

Cada lágrima que derramaste se convirtió en un verso que dejaste aquí grabado. Si fuimos capaces de crear la guerra porque no nos empeñamos en lograr la paz y vivir con amor?
mmmm... viajar en embam es un mareo de pasiones y delicias, ya no quiero llegar a puerto solo navegar con tu rumbo.
un beso

julia del prado morales dijo...

Hola Antonio, la guerra, la colonización agobia a los pueblos y el poeta trata o encuentra la libertad en su versos. Caminemos en ellos y por ellos, a trabajar los versos, nuestros versos. Tu amiga, Julia

Críptica dijo...

Por desgracia quedan muchas Varsovias por escribir. Me han gustado especialmente estas letras, descriptivas y delatadoras. Parece que recuerdan una antigua Europa, plagada de locos empeñados en etiquetar, polarizar y encasillar al mundo. Pero me pregunto, ¿de verdad hemos cambiado tanto? me da miedo la respuesta. Un abrazo.

Belkis dijo...

Así como en Varsovia la paz rompió su tregua, hay muchas otras naciones que sufren las consecuencias de las guerras. En un mundo donde la incertidumbre gobierna. En un mundo donde el egoísmo reina y la indiferencia desune. Propongamos un camino simple, hecho de manos y voces que se unan por el ideal de la paz y donde impere el amor que es la fuerza más noble que impulsa a la unión y a las buenas acciones.
Muchos besos y mi reconocimiento eterno.